Cómo hacer MACETAS de tela - FACIL Y RAPIDO




Si te agradan bastante las plantas, es hora de innovar un poco con tus macetas... ¿Qué te se ve llevar a cabo una maceta de tela? Solo necesitas tela geotextil, una tela impermeable y una cinta adhesiva extrafuerte... ¡Es muy sencillo!





1. MIDE Y CORTA LA TELA


¡Manos a la obra! Para hacer tu maceta de tela, necesitas una maceta habitual para tomarla como guía o referencia, algo de tela geotextil para el interior, una tela impermeable -de loneta o resinada- para el exterior y una cinta adhesiva extrafuerte para juntar las piezas. Además te van a hacer falta aguja e hilo en algún instante.

Lo primero que tienes que llevar a cabo es tomar las medidas -ancho y largo- de la maceta que hayas elegido como referencia.




Corta un trozo de tela geotextil con esas medidas y úsalo como plantilla para cortar una parte de tela impermeable, que tendrá que ser unos centímetros más alta para lograr hacer una solapa.






Cuando poseas ambas piezas de tela, toma las medidas de la base de la maceta y, sumándole algún centímetro al diámetro de la circunferencia, crea otras dos piezas de tela, una con la geotextil y otra con la impermeable.






2. CREA UNOS CUANTOS ASAS PARA LA MACETA

Para lograr transportar la maceta con más grande simplicidad, puedes hacerle unos cuantos asas con algo de cinta de mochila -un tipo de tejido muy fuerte y simple de coser-. Con la parte de tela impermeable popularizada sobre la mesa -con la solapa doblada-, calcula el trozo de tela de mochila que necesitas y corta con el apoyo de unas tijeras. Corta dos piezas iguales.



3. FORMA LA JARDINERA


¡Hora de ofrecerle forma a la jardinera! Utiliza una cinta adhesiva fuerte para juntar las piezas de tela primordiales. Ten en cuenta de que logre aguantar el peso de la maceta y de que sea impermeable. En nuestro caso, hemos utilizado la Cinta x10 de Ceys, una cinta ultra fuerte y fuerte al agua y a diferentes temperaturas.

Para comenzar, prolonga la tela impermeable bocabajo sobre tu área de trabajo y ubica encima la tela geotextil, realizando encajar sus bordes. Dobla la solapa de la tela impermeable, envolviendo la tela geotextil por uno de sus extremos, y afirma la unión con algo de cinta.







Una vez tienes solo una parte, es instante de juntar sus extremos, otorgándole la forma cilíndrica de la maceta. Para eso, usa otra vez la cinta adhesiva.







Ahora, fija las asas en el sitio que decidas. En esta situación, para conseguir un resultado eficaz y fuerte en el tiempo, lo destacado es que las cosas.



Luego de coser las asas, es el instante de fijar la base circular a la maceta. Dale la vuelta a la parte que ya has desarrollado, dejando la tela geotextil por fuera, y cósele ámbas piezas de tela circulares de la base, realizando encajar los bordes.








Luego, cubre la base con algo de cinta para hacerla más fuerte, prestando particular atención a la unión entre las distintas piezas de tela -así vas a evitar filtraciones-.







4. TRASPLANTA TU PLANTA


¡Ya tienes tu maceta maleable terminada! Dale la vuelta a la parte, dejando la tela impermeable por fuera, y trasplanta tu planta: arroja algo de tierra sobre la maceta, introduce el cepellón de tu planta y cúbrelo con más tierra. Riega con una medida pequeña de agua y… ¡listo!





¿Te gustó este tutorial? Cuéntanoslo, de esta forma como algún duda, observación o sugerencia en el apartado de comentarios. 🙂




Publicar un comentario

0 Comentarios