Pasos para FABRICAR un original REVISTERO



Punto por punto se enseña el simple trámite a continuar para la creación de un efectivo y original revistero,

el cual resulta muy fuerte y rápido al estar llevado a cabo con madera de tilo. En esta situación, se prescinde completamente de la cola blanca de carpintero, usándose como medio de unión únicamente unos tornillos con ovillo para que las uniones, aunque a la visión, sean firmes y a la vez decorativas

MATERIALES PARA ARMAR UN ORIGINAL REVISTERO


- Plancha de contrachapado de 3 mm, bastante para conseguir las plantillas que después se indican.
- Madera de tilo de 13 mm, bastante para conseguir las piezas que generen las plantillas, más un rectángulo de 16 x 36,6 cm (la base).
- 12 listoncillos de madera de tilo de 0,7 x 2,5 cm de parte, por por lo menos 45 cm de longitud.
- 39 tornillos de cabeza plana de 35 mm de extenso por 17 mm de diámetro, con sus que corresponden ovalillos de bronce.
- Anilina de color verde.
- Selladora tapaporos.
- Cera de carpintero.

PASO A PASO PASO PARA LLEVAR A CABO UN REVISTERO ORIGINAL


1 todas las piezas de este revistero se consiguen desde las correspondientes plantillas de tablero de contrachapado de 3 mm. Una vez se han trazado los perfiles en las plantillas, de las medidas que se tienen dentro en los dibujos acotados adjuntos, se procede a cortarlas con una sierra eléctrica de cintilla. Ahora, se aplican las plantillas sobre las piezas de madera maciza de tilo de 13 mm que antes se han dimensionado para este fin. De esta forma, de dos plantillas saldrán 3 piezas en madera maciza.





2. Una vez cortadas todas las piezas, se procede al ensamblaje de las mismas, lo cual se hace a través de tornillos de cabeza plana de 35 mm de extenso por 17 mm de diámetro y sus que corresponden ovalillos de bronce, que ofrecen un mejor acabado. Antes de llevar a cabo el construido de las piezas primordiales, se las pule en todos sus cantos, matando la arista.


3. El siguiente paso radica en atornillar ambas piezas anteriores con una de las patas, a través de 4 tornillos, dos con la base a 2 cm de los bordes y dos con el travesaño a 5 cm de los bordes. Todas estas operaciones se hacen sobre el banco de trabajo, tal es así que sea simple manejar el destornillador y apretar bien las uniones.



4. De una de las plantillas se consiguen ambas piezas que conforman la composición transversal, puesto que es complicado conseguir en madera maciza solo una parte de estas dimensiones. Estas dos piezas, en el instante de ser ensambladas, se separan 3 cm, por lo cual la parte superior se une con dos tornillos más, con las mismas propiedades y elementos antes descritas.



5.Una vez unidas las piezas transversales con ambas patas y la base, se procede a medir, cortar y atornillar los listones que conformarán los lados del revistero. Estas piezas además son de madera de tilo, de 2,5 cm de ancho por 7 cm de abultado, y se consiguen en tiras, las cuales se van midiendo y marcando según con la posición que
tendrán en el revistero.






6. Con las piezas oportunamente atornilladas y numeradas, unas en relación a las otras, se desmonta la integridad del revistero para iniciarse el desarrollo, en esta situación, del teñido al agua.

Sobre todas las piezas, antes bien lijadas, se aplica la anilina con un ovillo de hilos de algodón; una vez secas, se hacen un repaso con dos manos de selladora tapa poros, para después pulirlas con papel de lija fina y terminar el desarrollo con un acabado a la cera.

Publicar un comentario

0 Comentarios